Connect with us

NF

NF

Samid eligió un paso fronterizo ilegal de Formosa para fugarse

Política

Samid eligió un paso fronterizo ilegal de Formosa para fugarse

Fuente: diario Clarín

Samid afirmaba que el lugar donde se había escondido estaba bajo gobierno del Partido Justicialista (PJ). Mentira Samid que resistiría el pedido de detención que dictaría en su contra el Tribunal Oral Federal en lo Penal Económico 1, que lo juzga por ser considerado el líder de una asociación ilícita que evadió alrededor de 23 millones de dólares en impuestos, no estaba escondido en una “campo con ocho tranqueras y árboles” ubicado “en una provincia peronista”.

Los hechos son sagrados. Y el relato es el relato. El viernes pasado, el empresario que dedicó su vida al negocio de la venta de carne, fue detenido por la Organización Internacional de la Policía Internacional (INTERPOL), en Belice, una nación del CaribeUn paraíso geográfico y fiscal. La líder política es Isabel II, monarca del Reino Británico. Samid fue capturado el viernes gracias a tareas de investigación del Ministerio de Seguridad, de Patricia Bullrich, y de su jefe Gabinete, Gerardo Millman.

Ayer, Bullrich dijo en declaraciones al canal de noticias TN que Samid volvería a la Argentina “entre miércoles y jueves”. Las autoridades políticas de Belice lo expulsarían de ese país argumentando que violó las leyes migratorias. No era un turista. Era un prófugo. Samid intentará quedarse en Belice argumentando que no hay tratado de extradición entre ambos países.

Lo decía él mismo a los medios a los que llamó desde un celular vía whatsapp. “No me voy a entregar con estos tipos. Prefiero ser un fugado antes que un preso político”, decía, siempre polémico.

El matarife Samid, uno de los tantos dirigentes emblemas de la dirigencia del PJ bonaerense, referente del inabarcable distrito de La Matanza, denunció desde la clandestinidad una grave acusación contra el fiscal Gabriel Pérez Barberá, que había pedido una condena en su contra de seis años y seis meses de prisión. “Me pidió un millón ochocientos mil dólares” para dejarlo en libertad. No presentó ninguna prueba. Y decidió escaparse en contra del consejo de su propio abogado.

 

Samid no se presentó en las audiencias del juicio. No quería hacerlo. “En los tribunales de Comodoro Py hay que poner una bomba atómica”, amenazaba. La historia secreta de su fuga, y su estadía en Belice, había empezadoel 24 de marzo, según detectó la investigación que iniciaron Bullrich y Millman.

Ese día, Samid se fue de la Argentina por algún paso fronterizo ilegal de la provincia de Formosa.

El miércoles pasado, el Tribunal Federal en lo Penal Económico 1 pidió la detención de Samid. Él se había fugado antes. ¿Alguien le alertó de su muy probable infortunio judicial en un proceso por evasión que había empezado a tramitarse hace veintitrés años?. Desde el Ministerio de Seguridad le delegaron la pesquisa sobre el paradero del “Rey de la Carne” a la Policía Federal, al mando de Néstor Roncaglia.

 

El jefe de Gabinete de ese organismo, Millman, siguió el rastro esquivo de Samid y detectó, gracias a la colaboración de las autoridades de Paraguay, que el matarife había tomado un vuelo el 24 de marzo pasado desde país hacia Panamá.

El Gobierno paraguayo informó en forma confidencial que Samid figuraba en sus registros de Migraciones saliendo desde el aeropuerto internacional de Asunción hacia el Caribe, pero no tenía registro de entrada por las fronteras controladas.

Aun así, su paso por Paraguay fue legal.

Igual que su salida desde Panamá hacia el destino final de su polémica fuga, la “provincia gobernada por el peronismo”, en realidad, el Estado soberano de Belice.

A ese lugar llegó el viernes 26 de marzo. Estuvo diez días escondiéndose de los controles policiales, aunque al mismo tiempo desafiaba a la Justicia nacional hablando en la prensa audiovisual argentina: “Que me vengan a buscar, alguien me va a avisar antes”.

No sabía que el ministerio de Seguridad ya había detectado donde estaba gracias a la tecnología.

El jueves pasado, INTERPOL emitió su notificación de alerta más severa, calificada por el colo “rojo”, en contra del fugado Samid.

En ese papel, que se difunde a la mayoría de los países del mundo que integran la INTERPOL, se describía a “José Alberto Samid” como“Prófugo Buscado para un Proceso Penal”. Y también como un hombre “violento”. El documento especificaba que, en caso de ser encontrado, el hombre que había hecho fortunas con el negocio de la carne debía detenido para ser extraditado.

HACE CLICK Y ESCUCHÁ RADIO 24 – ONLINE

Más en Política

Escuche Radio 24 online

Publicidad

Publicidad

Publicidad

To Top