Connect with us

NF

NF

Por qué la diabetes puede terminar en una amputación

Salud

Por qué la diabetes puede terminar en una amputación

Uno de cada 10 argentinos es diabético. Y se sabe que, como ocurre con las infecciones, esa población también es más vulnerable a tener problemas en los pies por el daño vascular y de los nervios asociado con esta enfermedad metabólica crónica, que se caracteriza por un aumento de los niveles de glucosa en sangre.

Por eso se recomienda que el control de los pies de los pacientes sea parte de las consultas, ya que la pérdida de sensibilidad reduce la capacidad de sentir dolor y aumenta el riesgo de que aparezcan lesiones que, avanzadas, sólo se puedan controlar con la amputación de dedos, el pie o la pierna.

En nuestro país, el 70% de amputaciones se pueden evitar con un buen control metabólico de los pacientes con diabetes.

La complicación del pie diabético, es una combinación de factores vasculares, neurológicos, ortopédicos e infecciosos. Se afecta la sensibilidad del pie, aparece un trastorno de regulación de la temperatura corporal, aumenta la tensión de los músculos que contraen y comienzan las deformaciones, que, con la pérdida de la sensibilidad, favorece la aparición de las lesiones.

De acuerdo con las estimaciones, uno de cada cuatro pacientes puede tener una úlcera asociada con la enfermedad en algún momento de su vida. Y, en promedio, anualmente se hacen en el mundo 100 amputaciones mayores (extremidades inferiores) cada 100.000 personas con diabetes y entre 160 y 170 amputaciones menores (los dedos o el antepie) por cada 100.000 pacientes.

Pero, para que exista un compromiso de pie diabético, debe haber entre 10 y 15 años de un mal control metabólico. No lo padece cualquier persona. Pero sabemos, también, que un tercio de los casos con una extremidad inferior comprometida tratada con una amputación, a los cinco años tendrá otra amputación.

Más en Salud

Escuche Radio 24 online

Publicidad

To Top