Connect with us

NF

NF

Se separaron “de común acuerdo”, pero deben mantenerse la fidelidad por 3 años más

General

Se separaron “de común acuerdo”, pero deben mantenerse la fidelidad por 3 años más

La Cámara Civil decretó que a pesar de que una pareja estuviera separada de común acuerdo, el deber de fidelidad debía mantenerse durante el plazo exigido por la Ley hasta que se pueda obtener el divorcio vincular.

La opinión de los camaristas sobre los lapsos de las relaciones.

Los fallos civiles en torno a divorcios vinculares aparecen cada vez más desapegados del artículo 214 del Código Civil, que establece un plazo de tres años desde la separación de hecho para que se decrete el divorcio vincular. En ese mismo sentido, ese lapso es aplicable para el deber de fidelidad, una posición que fue desestimada por la Suprema Corte bonaerense hace dos meses.

Pero los jueces de la Sala F de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, integrada por Eduardo Zannoni, Fernando Posse Saguier y José Luis Galmarini, entendieron, en los autos “B., R. A. c/ A., C. É. s/ divorcio”, que el deber de fidelidad debía mantenerse durante el plazo estipulado en el precepto normativo mencionado.

En el caso, y como una base para entender los votos de los magistrados, que fueron disidentes, se recordó que la jueza de primera instancia había considerado como una causal de adulterio el hecho de que una de las partes hubiera compartido la habitación de un hotel con otra persona.

El camarista Posse Saguier fue quien aseveró: “Discrepo que la causal de adulterio deba ser dejada sin efecto. Coincido con el señor Fiscal General en que de los elementos que allí analiza -a los cuales me remito “brevitatis causa”- surgen indicios suficientemente precisos y concordantes como para concluir en la existencia de una relación adulterina por parte del actor”.

“No quiero dejar de remarcar que la impugnación que ahora pretende realizar el apelante con relación a las fotocopias del Libro de Pasajeros del Hotel Yporá, según el cual R. B., M. L. K. y F. (sin mención del apellido), de once años, habrían estado hospedados entre el 24 y 27 de marzo de 2005 en la habitación 114, resulta a todas luces extemporánea al no haber objetado oportunamente su agregación al expediente. Ahora bien, no creo que las implicancias de la cuestión resulten abstractas”.

Aseguró en este sentido que “una vez más se renueva en este proceso el debate acerca de la subsistencia del deber de fidelidad ante el supuesto de la separación de hecho de los cónyuges, haya sido ésta acordada -como en el caso- o unilateral o por abandono de hecho recíproco. Como es sabido, esta cuestión ha generado diversas respuestas tanto por parte de la doctrina como de la jurisprudencia”.

Asimismo, precisó que “ya he tenido oportunidad de pronunciarme a favor de la subsistencia del deber de fidelidad cuando ha existido separación de hecho de los cónyuge, tanto en diversos precedentes de esta Sala, así como también en el comentario que efectuara al artículo 198 del Código Civil que ilustra acerca de los distintos criterios interpretativos adoptados por nuestra doctrina y jurisprudencia”.

Por otra parte, recordó: “No dejo de reconocer que integrando la Sala “A” de esta Cámara, adherí al voto del doctor Li Rosi en el que también se planteaba el tema de la subsistencia o no del deber de fidelidad ante la separación de hecho de los cónyuges. Sin embargo, en ese supuesto se trataba de cónyuges que habían estado separados desde hacía muchos años (más de veinticinco), lo que, a mi juicio, llevó a compartir el criterio del vocal preopinante que entendió irrazonable considerar al cónyuge incurso en infidelidad”.

“Esta tesitura, que pone el acento en el lapso transcurrido desde que se produjo la separación de hecho, de alguna manera participa de aquella corriente interpretativa que considera que el deber de fidelidad, en el supuesto de la separación de hecho, se extingue en el lapso de tres años, que es el presupuesto que la ley exige para obtener el divorcio vincular y así poder contraer nuevo matrimonio”.

Por estos motivos es que enfatizó que “en el caso en examen, no se trata de una separación de los cónyuges de larga data; por el contrario, está acreditado que la separación de hecho se remonta al 19 de julio de 2003, por lo que, a la época que ilustra el Libro de Pasajeros del Hotel Yporá (entre el 24 y 27 de marzo de 2005), ni siquiera había transcurrido el plazo de tres años a que se aludiera en el apartado anterior”.

Esto autoriza a “sostener, a mi criterio, que la conducta del marido quede también encuadrada en la causal de adulterio, tal como lo hiciera la señora juez de la anterior instancia y lo propicia el señor Fiscal General. En suma, adhiero al voto del doctor Zannoni (su colega de Sala), salvo en lo que respecta a la causal de adulterio del marido que propongo se confirme la sentencia recurrida en todo cuanto decide”.

Fallo provisto por MicroJuris en virtud de su acuerdo con Diario Judicial.

Sigue leyendo
También te puede interesar...
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en General

Escuche Radio 24 online

Publicidad

To Top