HERIDAS ABIERTAS. La visita del ministro macrista Sergio Bergman a Formosa dejó muchas heridas entre los ”correligionarios” y dirigentes PRO. La ”libertad” con la que se manejó el funcionario nacional molestó a los locales y pusieron el ”grito en el cielo” haciendo escuchar sus protestas a sus referentes porteños.